Logo Servicio de Salud

Hospital Dr. Mario S√°nchez de La Calera

Servicio de Salud Vi√Īa del Mar - Quillota

Miércoles 13 de septiembre de 2017

Aborto tres causales

El proyecto que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales se hace cargo de experiencias de vida críticas. Esas situaciones se presentan cuando debe interrumpirse un embarazo en tres condiciones específicas.

El proyecto que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales se hace cargo de experiencias de vida críticas. Esas situaciones se presentan cuando debe interrumpirse un embarazo para evitar un peligro para la vida de la mujer cuando el embrión o feto padezca una alteración estructural congénita o genética de carácter letal, o cuando el embarazo es producto de una violación.

La normativa vigente sobre interrupci√≥n del embarazo, que la proh√≠be sin excepciones,¬†no responde al trato digno que el Estado de Chile debe otorgar a sus ciudadanas¬†en estas situaciones y sit√ļa a nuestro pa√≠s como¬†uno de los cuatro en el mundo que lo criminalizaen todas sus modalidades, adem√°s de El Vaticano: Chile, Nicaragua, El Salvador y Malta.

Los hechos han demostrado que la prohibición absoluta y la criminalización de toda forma de interrupción del embarazo no han impedido ni impiden su práctica en condiciones de riesgo para la vida y salud de las mujeres, y, por el contrario, se traducen en una vulneración de sus derechos. Esto representa un problema social del cual debe hacerse cargo cabalmente el Estado.

Los derechos de las mujeres est√°n en el centro de esta propuesta. Por esa raz√≥n, las tres causales de interrupci√≥n legal del embarazo que el proyecto aborda,¬†exigen como presupuesto de cada una la expresi√≥n de voluntad libre de la mujer, sin la cual dicha interrupci√≥n no puede tener lugar. En los casos espec√≠ficos en que la mujer es incapaz, est√° incapacitada o cuando es menor de 14 a√Īos, el proyecto propone reglas especiales para resguardar su voluntad.

El Estado, en estas situaciones extremas, no puede imponer una decisión a las mujeres, ni penalizarlas, sino entregar alternativas, respetando su voluntad, ya sea que deseen continuar el embarazo u optar por interrumpirlo, para asegurar el pleno respeto de sus derechos.